domingo, 28 de agosto de 2016

Revisiones (extracto)

...Nos despedimos. Si mi interés por Silva era bastante, ahora no paraba de crecer. Necesitaba dar con el poemario, repasar sus páginas aunque fuera una sola vez. En ese momento se fraguaba en mí la idea de que Amalfitano Silva había orquestado una única obra partida, como si se tratase de un papiro mágico o presocrático, en tres partes que juntas formaban el todo. Si, como yo creía, Brisas y Las correcciones eran una suerte de prólogo a Diario, entonces lo que tenía en mis manos, ese ejemplar prestado en una biblioteca universitaria catalana, era el eslabón perdido para entender la estética del silencio de Silva. No sonaba tan descabellado en ese momento.

sábado, 30 de julio de 2016

Modo estacionario

Quedeme a calentar la tinta en que me ahogo

No había forma. La forma no era. Dejó de ser. (En algún momento.)

Barcelona. La estructura en forma de arco neomudéjar se erige y recorta el paisaje, rediseñando el horizonte. El corazón me palpita, acelerado. Y los cabellos me danzan inquietos sobre el cráneo. Me fijo en la Apoteosis de las Ciencias y las Artes. Pienso en Torquat Tasso, ya muerto. Y pienso, apresurado por estas visiones, en las obras de escultores y pintores que asocio al monumento pero que evitaré citar en estas líneas.

sábado, 16 de julio de 2016

Dos visitas a destiempo. En la orangerie de Uppsala


Gianfranco Selgas
I. 
Es el árbol más imponente, y envejece al lado de una cerca. Rebasa completamente el límite designado por los cuidadores del jardín barroco y sus ramas y sombra se derraman sobre la calle contigua que se explaya vacía dirección este, adornada en ambos bancos por casas de una o dos plantas, para luego exhibir, en el centro de su figura meándrica, media circunferencia de una rotonda arbolada. Fue a partir de la madera de un árbol similar a éste puedo leer en el cartel informativo que se alza a pocos centímetros del tronco que Óðinn, figura predominante de la mitología nórdica, talló al primer hombre y a la primera mujer. Y también: que un árbol semejante a éste, es decir, un fresno perenne, es la especie arbórea que se corresponde a la descripción más acertada de Yggdrasill, el fresno universal en el que, siempre de acuerdo con la mitología de esta región, coexistimos al lado de los muertos

sábado, 26 de julio de 2014

Tras los pasos de Sebald

A falta de muy poco para iniciar lo que con total seguridad será una travesía-en-loop sebaldiana, la lectura de Los anillos de Saturno (The Rings of Saturn / Die Ringe des Saturn) es alimento necesario. Punto de partida: